En la planificación de la conservación, algunos datos son más importantes que otros

Por Heini Kujala y José Lahoz-Monfort

This blog post is also available in English

La planificación espacial de la conservación y la búsqueda de datos perfectos

Los planificadores y administradores de la conservación a menudo necesitan tomar decisiones con información imperfecta. Al decidir qué acción tomar o cómo dividir recursos entre diferentes localizaciones, rara vez tenemos toda la información que nos gustaría sobre qué especies están presentes en un lugar o qué áreas son las más críticas para respaldar su viabilidad poblacional. Un gran volumen de investigación ecológica se focaliza en responder a estas preguntas.

Para tomar decisiones de conservación, también necesitamos otros tipos de datos, incluyendo, entre otros, información sobre el costo de llevar a cabo una acción de conservación determinada, la condición actual de los diferentes sitios, y la distribución e intensidad de las amenazas en una región. Muchos problemas de conservación son espaciales, es decir que a menudo tenemos que decidir entre varias ubicaciones candidatas, con dependencias espaciales entre ellas. Todas estas diferentes piezas de información son necesarias para tomar decisiones de conservación rentables y efectivas.

Los ecólogos y los biólogos de la conservación suelen estar preocupados por la integridad y exactitud de los datos ecológicos utilizados para tomar estas decisiones (comprensiblemente). Pero se ha dedicado menos esfuerzo a investigar y verificar la exactitud de los otros tipos de datos mencionados anteriormente. Además, tenemos una comprensión relativamente pobre de cómo las lagunas en los datos influyen en las soluciones optimizadas en múltiples especies y ubicaciones, y la importancia relativa de las lagunas en los diferentes tipos de datos. Es esto precisamente lo que nos propusimos investigar en el artículo ‘Not all data are equal: Influence of data type and amount in spatial conservation prioritisation’. Continue reading