Trabajo de Campo a lo Barato: Uso de Tecnología de Productos de Consumo Para un Investigador al Inicio de su Carrera de Investigación

Contribución de CARLOS A. DE LA ROSA

This blog post is available in English

Gusto por champaña con presupuesto de cerveza

Recientemente equipada con una unidad de cámara y GPS VACAMS, la vaca No. 1691 se dirige al bosque con su becerro. ©Carlos A. de la Rosa

Recientemente equipada con una unidad de cámara y GPS VACAMS, la vaca No. 1691 se dirige al bosque con su becerro. ©Carlos A. de la Rosa

Hay un frustrante toma-y-dame en el campo de la investigación biológica: motivados por la curiosidad y la imaginación, a menudo nos encontramos definidos por limitaciones. Algunas de estas, como nuestros sentidos, son condiciones humanas fundamentales. El espectro de luz detectable por los ojos humanos, por ejemplo, significa que nunca podremos ver a una flor de la misma forma en que la ve una abeja. Otras limitaciones, como financiamiento y tiempo, representan las realidades de los sistemas sociales y económicos de hoy día.

Los investigadores al comienzo de sus carreras (Early Career Researchers, o ECRs en sus siglas en inglés) que se embarcan en nuevos proyectos y se involucran con sistemas nuevos de investigación deben ser especialmente creativos para poder superar las probabilidades. Una generosa beca puede ser transformativa, pero un ECR con poca experiencia está en desventaja cuando compite con investigadores ya endurecidos por la batalla, quienes tienen años de experiencia escribiendo propuestas de financiamiento. Por otra parte, las pequeñas becas en el rango de $2.000 a $5.000 son comparativamente fáciles de encontrar. ¿Cómo puede un ECR aprovechar al máximo estas pequeñas e intermitentes fuentes de financiamiento?

En el segundo año del trabajo de campo de mi doctorado me enfrenté con este enigma. Continue reading